Blog

LAS PÓLIZAS DE SEGURO Y LAS PALABRAS RARAS

Publicado el

Un Contrato de Seguro, es el trato, convenio, compromiso o como se entienda aquel pacto o arreglo que un asegurado llega a celebrar con una determinada compañía aseguradora y que al final acaba transcrito en la póliza que la envían por correo electrónico directamente al asegurado o a sus asesores o brokers; sin embargo, cualquier persona que no está familiarizada con el lenguaje que se utiliza en la redacción de estos documentos con toda seguridad va a tener problemas de interpretación al momento de leerla, debido a que generalmente se utilizan términos no muy comunes que digamos, de modo que trataremos de encontrar el significado a alguna de éstas palabras:

  1. RETICENCIA. Las compañías aseguradoras realizan los aseguramientos teniendo como base la información otorgada por quien solicita el seguro, de modo que esa información debe ser veraz y real en cuanto al estado actual del bien asegurable al momento en que se realiza el contrato. Al hecho de no brindar información importante acerca del estado del bien asegurable se llama reticencia.
  2. PRIMA. No es una palabra rara. En el lenguaje habitual o común se la utiliza para señalar a una persona que es hija de alguno de nuestros tíos; pero en el mundo de los seguros, PRIMA significa la cantidad de dinero que el asegurado está obligado a pagar a cambio del aseguramiento.
  3. CARGA. Puede referirse a la acción de cargar o al conjunto de aquellas cosas que se transportan juntas, pero en el mundo de los seguros CARGA significa obligación. Ejemplo: el pago de la prima es una carga que corre por cuenta del asegurado. Del mismo modo, ante la ocurrencia de un siniestro, sentar la denuncia de manera inmediata y someterse al dosaje etílico antes de las cuatro horas de la ocurrencia, es una carga atribuible al asegurado por intermedio del conductor del vehículo siniestrado.
  4. DEDUCIBLE. Es una obligación que corre por cuenta del asegurado. Es la cantidad fija o porcentaje que el asegurado está obligado a pagar al momento de la liquidación de un siniestro. Ejemplo: si la reparación de un vehículo siniestrado le cuesta diez mil dólares a la aseguradora y el deducible es el 10%, significa que el asegurado tiene que pagar mil dólares como deducible.
  5. SISTEMA SPEED. Ante la ocurrencia de un siniestro vehicular, lo primero que está obligado a hacer el conductor de la unidad siniestrada, es concurrir a la Comisaría PNP más cercana para sentar la denuncia correspondiente y someterse al aprueba del dosaje etílico; sin embargo, el sistema speed es una forma especial en la atención de siniestros que consiste en que el conductor está exceptuado de la denuncia y del dosaje etílico, siempre y cuando el daño a la unidad asegurada haya sido causado cuando el vehículo haya estado estacionado y no se haya movido del lugar de los hechos hasta que la compañía aseguradora haya enviado a su procurador a verificar el hecho.
  6. AUSENCIA DE CONTROL. Es una cláusula especial que concede beneficios adicionales al asegurado. Si por ejemplo el conductor de un vehículo siniestrado arroja cierto grado de alcohol en su sangre o el siniestro ocurrió cuando éste invadió el carril contrario o estuvo conduciendo contra el sentido de tránsito, ésta cláusula especial le otorga ciertos márgenes de beneficio a favor del asegurado.

Y hay muchas palabras más que iremos analizando en comentarios posteriores, con la finalidad de que un asegurado obtenga claridad acerca de lo que está escrito en su póliza de seguros; sin embargo, es en estas circunstancias cuando la presencia de un asesor, corredor o bróker de seguros se convierte en fundamental. Un bróker de seguros no solamente debe ser el intermediario económico entre el asegurado y la compañía de seguros, sino un ASESOR que determine previamente el tipo de póliza que más conviene a su cliente. Un corredor de seguros no solamente debe ser un colocador de pólizas que se aparece una vez por año, sino una persona que absuelva consultas y asuma un papel protagónico durante el proceso de liquidación de los siniestros que nunca dejan de suceder y no avisan el momento en que ocurrirán.